La tierra te llama

saeftingen garnaal.jpg

Sentado bajo la copa del árbol, esperando a que pase la lluvia de recuerdos,

hoy cruzó ante mis ojos la gloria del tiempo eterno.

Pude ver las venas latiendo de los que ya murieron.

Pude ver las llagas abiertas de todos los que a mí precedieron.

Es el bendito fruto de la tierra que me embriaga

y me hace ver a los entes que pisaron esta tierra.

Son ellos quienes me dicen que no los deje morir más,

que los tenga presentes para que sigan viviendo la plenitud de su muerte.

 

Por Mikhell

revistarevoltura

Revista de difusión literaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s