…Santa Mierda

Friedensreich Hundertwasser fue un reconocido arquitecto
que destacó por construcciones conexas a la naturaleza,
integrando los procesos de deterioro y mantenimiento al ciclo natural en donde se vive.
En este manifiesto del año 1979
títulado “MierdaCultura – La Santa Mierda” (Scheißkultur – Die Heilige Scheiße) habla de las graves desventajas y el daño ambiental que el retrete de descarga británico ocasiona -el que todos usamos-,
e invita al uso de una alternativa que en vez de llevarse la mierda lejos,

inmortaliza el alma y nos devuelve oro.

MierdaCultura…

Por F. Hundertwasser

Quiero hablarles de la principal razón del deterioro de nuestra civilización. A la vegetación le tomó millones de años cubrir el cieno y las tóxinas con una capa de humus, flora y óxigeno; convirtiéndo al planeta habitable para los humanos.

Y este humano desagradecido desordena el gran trabajo cósmico al traer ésta capa de cieno y tóxinas de vuelta a la superficie -el petróleo-. A través de ésta fechoria irresponsable a manos del humano, el mundo vuelve al principio de los tiempos, así pues, estamos cometiendo suicidio. Nuestras ciudades son cánceres, uno puede verlo desde arriba.

No comemos la comida que está creciendo al rededor. La traemos desde lejos. No guardamos nuestro excremento; nuestra suciedad, nuestra basura es llevada lejos de todos. Con ésta, envenenamos ríos, lagos y océanos, o la transportamos a costosas plantas de tratamiento de aguas residuales. Raramente es llevada a fábricas de composta. y lo restante es destruido. El excremento nunca vuelve a nuestros campos donde se siembra la comida.

El ciclo por el cual la comida se convierte en mierda funciona, pero el ciclo por el cual la mierda se convierte en comida está interrumpido.

Tenemos una imágen erronea de lo que son nuestros “desperdicios”. Cuando vamos al baño y le jalamos la palanca para que se vaya todo -bajo la impresión de que es un acto de higiene- estamos desgarrando las leyes cósmicas; pues en realidad es un acto impío, un perverso gesto mortal. Cuando al baño vamos, y jalamos la palanca de descarga, estamos creando un final.

Pero ¿de qué nos avergonzamos? ¿A que le tememos?

Reprimimos lo que le pasa a nuestra mierda así como reprimimos nuestra muerte.

El hoyo de la taza del baño parece la puerta al inframundo, por eso apresuramos la sálida e intentamos olvidarnos rápido de la podredumbre y la descomposición, cuando en realidad es precisamente lo opuesto, pues es con la mierda con lo que la vida comienza.

La mierda es mucho más importante que la comida. La comida solo sostiene a la humanidad, la cual se reproduce masivamente, aminorando su calidad y siendo una amenaza mortal para la tierra, vegetación, animales, agua, el planeta y la capa de humus.

La mierda es el componente de nuestra resurrección. Ya que el humano es capaz de pensar, quiere inmortalidad. El humano quiere tener su alma. Pues bien, la mierda es nuestra alma. Es a través de la mierda que podemos sobrevivir.

Es a través de la mierda que somos inmortales.

¿Por qué nos espanta la muerte?

Cualquiera que use un baño humus no le teme a la muerte, nuestra mierda creará vida, nos hará renacer. Si no apreciamos nuestra caca y la convertimos en humus para elogiar a dios y al mundo, perdemos nuestro derecho de ser parte del planeta Tierra. En nombre de las erróneas reglas de higiene perdemos una sustancia cósmica, perdemos nuestro renacer. La suciedad es vida; la limpieza esterilizada es muerte.

Cuando Pasolini hizo que un actor comiera mierda en una película, fue un símbolo de cierre circulatorio, un impulso desesperado por acelerarlo.

El mismo amor,  tiempo y cuidado deben usarse para lo que sale “detrás” y para lo que viene “en frente”. La misma ceremonia para comer, con manteles, cuchillo, tenedor, cuchara, palillos chinos, cubiertos de plata y velas.

scheisse

Tenemos oraciones antes y después de la comida. Pero nadie está orando a la hora de cagar. Le agradecemos a dios por nuestro pan del día, que de la tierra viene, pero no oramos para que nuestra mierda regrese a la tierra.

Los residuos son hermosos. La clasificación y reintegración de los residuos es una actividad alegre que no debe ser llevada acabo en bodegas, pozos, baños, ni donde se practican abortos; sino en donde vivimos, donde hay luz y sol, en nuestras salas.

Al no haber desperdicio, los residuos no existen. Por lo tanto, el baño humus es un símbolo de estatus.

Tenemos el privilegio de presenciar cómo -con la ayuda de nuestra sabiduría- podemos nuestra propia basura, nuestra propia mierda convertir en Humus. Así como vemos al árbol crecer y la cosecha madurar, podemos ver como se hace el humus en casa, como si fuera nuestro propio hijo.

Homo – Humus – Humanitas, el destino de tres palabras con el mismo origen.

Humus es el verdadero oro negro. Además huele bien, su aroma es más sagrado y más cercano a dios que la fragancia del incienso; aquellos que han caminado en un bosque justo cuando ha cesado la lluvia saben de este aroma.

Por supuesto es una escena desconcertante cuando movemos el bote de basura al centro del departamento y el baño humus se convierte en el trono de honor.

Y es precisamente este el cambio radical que debe tomar nuestra sociedad, nuestra civilización, si quiere sobrevivir.

El aroma del Humus es el aroma de dios, el aroma de la resurreción, el aroma de la inmortalidad.

. . .

La mierda se convierte en oro

La mierda se convierte en la tierra que usas para el suelo o techo, que se convierte en prado, bosque o jardines -la mierda es oro-. Así es muy satisfactorio enriquecerse. De tal manera se cierra el ciclo y no hay más desperdicio, el medio ambiente es saludable.

Cada vez que uso un inodoro inglés, tengo el mismo mal sentir que al conducir un automóvil o volar en avión. Los baños de descarga de agua son uno de los muchos y peligrosos callejones sin salida de nuestra civilización.

Es un gran desperdicio de toneladas de agua potable pura, para llevar algo de mierda y orina. Ejemplo:

1 kg de valiosa mierda se convierte en 50 litros de sustancia peligrosa que contamina aguas subterráneas, pozos, ríos, lagos y mares. El agotamiento se multiplica lavando lo vital y la tierra se empobrece. El fertilizante artificial no es un sustituto.

Baño actual convencional: De 1000 gramos de mierda salen 50,000 gramos de veneno basura.
Baño humus: De 1.000 gramos de mierda obtiene 50 gramos de materia prima de oro.

Entonces, ¿tengo que regalar mi mierda y envenenar el medio ambiente? Prefiero guardarlos y convertirlos en oro. En un inodoro humus la basura y los desperdicios de cocina se condensan en materia prima hasta un 5% de su volumen y peso original. Sin consumo de agua, sin alcantarillado, sin agentes patógenos, sin propagación de enfermedades, sin basura, sin recolección de basura, sin letrinas, sin pozos, sin estiércol, sin químicos. Barato, ahorrando plantas de tratamiento de aguas residuales, sin olor, reutilizables como humus.

Hay muchos baños de humus en Suecia:
Clivus Mull-Toa, Mullbänk, Multrum y otros.
Son más modernos que los míos, totalmente automáticos.
Probado y recomendado por las autoridades sanitarias, y usted puede comprarlos.

 

humus

Todo lo que necesitas es: una cubeta grande y otra pequeña, una pedestal de madera con orificios: unos abajo para dejar entrar aire, otro arriba para la salida de aire, mosquiteros, rociador de agua, aire, humedad, calor y bacterias humus para comenzar.

El HumusToilet trabaja aérobicamente con bacterias humus, humedad, calor y aire · El aire debe entrar por debajo y salir por arriba · Si hay mucha humedad en el cubo, está muy humedo · Dejar de agregar liquido · Si está muy seco añadir con un rociador agua a toda la superficie para humedecer la cubeta · El agua filtrada bajo la cubeta puede añadirse nuevamente desde arriba o ser utilizada para las plantas · El desperdicio de comida se añade sobre la mierda y se recubre con una capa de humus · El mal olor y las moscas desaparecen imediatamente tras este paso · Al llenarse la cubeta -apróx. tras dos meses si es usado por dos personas- remover y dejar reposar por 30 días · Una vez por semana escarbar para ablandar · Mientras tanto utilizar otra cubeta· Reutilizar el humus recuperado para el recubrimiento · Al principio se necesita llenar una bolsa con humus del suelo del bosque con hojas y flores a medio podrir · Algo del humus recuperado es parcialmente devuelto al bosque · Hacer orificios en la parte inferior de la cubeta ·

hundertwa.png

.

.

.

.

.

.

.

.

Hundertwasser sobre su retrete humus.

Traducido por la Redacción

Fuente: Die Heilige Scheisse.pdf

revistarevoltura

Revista de difusión literaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s