Cuento

Me carga la vida

Después adquirimos madera para construir una cerca más grande, resistente, sin huecos. Compramos vinagre, pimienta y la esparcimos alrededor de la cerca para que su olfato irritase y ya no entrara. Pero el perro continuaba defecando dentro del jardín. Había tardes y hasta noches que dejabamos las ventanas abiertas para cacharlo infraganti. Hasta cuando ibamos […]

Leer más